Una voz en mi cabeza
   
 
  Silenciosa desesperación -- 14 de May de 2009

En cálidas despedidas hacia la tarde,
la luna sobre el sol se desprendía,
en colores trágicos, agrietados sobre el aire.

La calma, vestida de tenues alaridos lejanos
inaudibles, inquietos y distantes,
era devorada por el fuego, entre sus fauces,

Por las ruidosas moscas del vinagre…
porque, sobre la soledad tibia de susurros,
caían gotas oscuras, espesas de sangre.

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su mensaje:

Rincón social
 
..
Publicidad
 
 
17178 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=